12 curiosidades del veganismo que te van a encantar


12 curiosidades del veganismo que te van a encantar

Flexiterianos, vegetarianos y veganos suman ya en España más de 3,5 millones de personas, y lo que es más importante, se trata de una curva ascendente. De hecho, en cinco años se han duplicado el número de restaurantes vegetarianos en España, que incluyen también propuestas veganas.

Con la ayuda de los expertos de Proveg, descubrimos algunas de las claves de la historia del veganismo, así como curiosidades relacionadas con este estilo de vida:

12 curiosidades sobre el veganismo

El término vegano fue acuñado en 1944 por Donald Watson. Surgió por la necesidad de diferenciar a los ovolactovegetarianos, que no comían carne o pescado pero sí huevos y lácteos, de aquellos vegetarianos que tampoco consumían ningún producto de origen animal.

Watson, además de acuñar el término vegano, también fundó la Vegan Society de Inglaterra. En 1994, con motivo de los 50 años de su existencia, se eligió el 1 de noviembre como día para conmemorar su creación. Sin embargo, la fecha exacta de su fundación se desconoce, aunque según la Vegan Society probablemente fuera el 5 de noviembre de 1944. Fue la única asociación vegana del mundo conocida hasta la aparición en 1948 de la American Vegan Society.

Fay K. Henderson, mujer de G. A. Henderson (cofundador con Watson de The Vegan Society) fue la primera persona en publicar un libro de cocina con la palabra ‘vegan’ en el título.

En 1979 The Vegan Society se registró como organización sin ánimo de lucro, y estableció la definición del término vegan más similar a la actual: forma de vida que busca excluir, tanto como sea posible y realizable, cualquier forma de explotación y crueldad hacia los animales usados para alimento, vestimenta o cualquier otro propósito.

La palabra ‘vegan’ fue incluída en el Oxford Dictionary Supplement IV en 1986. La definición dada era la de una persona que se abstiene de consumir cualquier producto de origen animal; un vegetariano estricto.

Una de las primeras preocupaciones de The Vegan Society fue proveer de leche vegetal a las personas veganas en Inglaterra. Esto llevó a la creación de la Plantmilk Society en 1956. Cuando las compañías de alimentos británicas rechazaron producir leche vegetal por falta de demanda, la Plantmilk Society abrió su propia compañía de producción de leche vegetal, Plantmilk Ltd.

La marca The Vegan Society aparece registrada en 1990. Desde entonces, más de 18.000 productos han sido certificados con la misma. El 75% de las certificaciones son solicitadas por compañías de fuera de Reino Unido, con Alemania a la cabeza, seguido por Italia y España.

En España se calcula que, pese a que el 7,8% de la población ya se declara veggie (incluyendo flexitarianos y vegetarianos) solo el 0,2% de la población es vegana. El 25% de la población afirma haber probado alguna alternativa vegetal a la carne durante el último año.

La Asociación Americana de Nutrición y Dietética y la Asociación de Dietistas de Canadá afirman que una alimentación 100% vegetal es saludable en cualquier etapa de la vida (esto incluye a los niños y las mujeres embarazadas).

Algunos famosos que se han declarado veganos son Miley Cyrus, Jessica Chastain, Ariana Grande, Alicia Silverston, Ellen Degeneres, Sia, Rooney Mara, Evanna Lynch, Joaquin Phoenix, Liam Hemsworth, Woody Harrelson, Casey Affleck, Moby, Morrisey, Steve Wonder, Peter Dinklage, James Cameron…

Hay estudios que demuestran que una alimentación a base de plantas puede disminuir el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer (como el de colón) y de diabetes, así como disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. La OMS relaciona el consumo de carne roja con un mayor riesgo de padecer cáncer.

Las proteínas no son un problema por el que las personas veganas deban preocuparse. Se pueden cumplir los requerimientos de proteína gracias a la combinación de cereales y legumbres, frutos secos y legumbres, cereales y frutos secos y algunos vegetales (como el brócoli, la alcachofa, la col,…) y germinados. No es necesario combinar estos alimentos en la misma comida, es suficiente consumiéndolos a lo largo del día.

Todas las personas veganas (incluso las vegetarianas) deben suplementarse con vitamina B12, pues esta vitamina no está presente de manera natural en alimentos de origen vegetal en las cantidades suficientes.

En Alemania, el número de productos veganos ha incrementado en un 1.8000%. En España, algunos productos alternativos a los de origen animal, como las leches vegetales, han crecido en un 16% y el número de restaurantes veggies se ha duplicado durante los últimos 5 años.

Lo opuesto al veganismo es el carnismo, la creencia de que comer animales es normal, natural y necesario. Un sistema de creencias que nos condiciona a comer determinados animales. Este término fue acuñado por la Dra. Melanie Joy y usado por primera vez en su libro ‘Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas’, publicado en EE.UU en 2010.

Según Google Trends, el interés sobre la palabra vegano en España (basado en las búsquedas que realiza del término la gente) ha pasado de un promedio de 34 sobre 100 en 2012 a un promedio de 74 sobre 100 en el último año.

La tendencia veggie tiene un crecimiento cada vez mayor, según el estudio The Green Revolution, de la consultora Lantern. Los restaurantes hace tiempo que han visto la oportunidad de diferenciarse de la competencia al adaptar su oferta a las personas que siguen esta forma de vida. Sin embargo, pocos los hoteles han aprovechado la oportunidad, al menos de momento.

Además, tal como señala Martina Miserachs, dietista-nutricionista y CEO de Healthia Certification “para los hoteles no supondría un gran esfuerzo, puesto que no estarían excluyendo a los clientes omnívoros, simplemente integrando propuestas gastronómicas que sean compatibles con las dietas veggies y que así puedan comer todos sus clientes potenciales”.

Algunos ejemplos de recetas podrían ser el hummus de remolacha asada con cebollitas encurtidas y pan de Cerdeña, los salpicones de hortalizas confitadas con cilantro fresco y guacamole, pero también el carpaccio de tomate feo de Teruel y ceviche de hortalizas. Los anteriores platos no dejan de ser simples entrantes o ejemplos de recetas saludables que, quizás demasiado tímidamente, empiezan a incorporar los hoteles interesados en que placer y salud vayan de la mano, y sobre todo en que el conjunto de sus huéspedes disfruten la estancia.

En la actualidad, se estima que el vegetarianismo crece anualmente por encima del 10% entre los jóvenes de Alemania, Austria, Italia y una larga lista de países, ya no solo porque existe un amplio consenso científico sobre los beneficios de los alimentos de origen vegetal (la propia Organización Mundial de la Salud indica que, como mínimo, cualquier persona debería ingerir 600g diarios de hortalizas, verduras y frutas), sino también porque la comida vegetariana se ha librado del estigma de ser aburrida. La mejor prueba es el creciente número de omnívoros, amantes de la buena mesa, que caen postrados ante entrantes vegetarianos tan exquisitos como la ensalada de aguacate, quinoa y habas, los gajos de calabaza asada a las finas hierbas, el tofu al limón con arroz rojo, el ajoblanco con shiitake o la ensalada fresca de pepino, aguacate y manzana, macerada con especias y cebollino.

Más allá de consideraciones organolépticas, los platos vegetarianos contribuyen a llevar una alimentación equilibrada y resultan recomendables para personas con sobrepeso u obesidad (ya que aportan volumen al estómago, a cambio de pocas calorías), deportistas, diabéticos, viajeros con hipercolesterolemia y, en general, cualquier persona interesada en velar por su salud. Con una ventaja adicional: pese a tentar al paladar, la mayoría permiten seguir cuidando la línea y logran que dejemos de lado platos menos recomendables desde el punto de vista de la ortodoxia nutricional y la evidencia científica.

Fuente: http://www.mujerhoy.com/vivir/salud/201711/01/veganismo-curiosidades-beneficios-ventajas-20171031171052.html