Leyenda sobre el origen del vino


Leyenda sobre el origen del vino

Según cuenta una leyenda, un rey persa almacenó uvas en el sótano de su palacio para poder comerlas fuera de la estación propia de las mismas. Con el paso del tiempo estas uvas fermentaron y comenzaron a intoxicar a las personas que cuidaban de ellas. Ésto les hizo creer que las uvas se habían vuelto venenosas.

Una de las concubinas del rey intentó suicidarse por éste la despreciaba y para ello tomó el jugo “envenenado” de las uvas. Por el contrario, en vez de morir comenzó a encontrarse muy feliz y risueña. Más tarde se presentó ante el rey muy alegre, por lo que el rey la nombró su preferida. Es entonces cuando se descubrió el vino y su contenido alcohólico.

Sin embargo, según investigaciones recientes, se determina que su origen proviene de la palabra “voino”, propia de la lengua hablada en el antiguo Cáucaso. Este término se usaba para hacer referencia a el brebaje elaborado a partir del fruto del racimo de la vid.

Es por ello que se puede decir que el vino proviene del oriente próximo. La más antigua manifestación del género Vitis (las vides), data de hace más de 63 millones de años con el descubrimiento de una hoja fósil de una ampelídea en Francia.